08 abril 2015

TU SABES LO QUE SIENTO, CUANDO BUSCAS MIS MANOS



Has desatado un silencio lleno de cólera, una sospecha de mármol
Algo queda de mí negándose entre zumbidos que se saben dolorosos

Sé lo que siento cuando busco tus manos, sé de la mudez y la prohibición
De saltos ocultos, de la piel y miembros marchitos,
Del miedo empalmado en la habitación sombría.

Inmóvil ante una calle; no hay obstáculos, nubes, gritos, alertas.
Hay hartazgo, mezcla resinosa, desorden, un sinsentido.
Paraje conduciéndose a uno mismo; otro espacio.

Tus manos hoy quedan en un recuerdo inmediato de la calle Tercera.
En esa fonda y sus cucarachas taciturnas, en ese caminar de día soleado.
En el estúpido placer que da sentir dinero en la cartera.

Sé lo que siento, no hay tregua; la noche arrastra el descenso.

Su fragancia esparce oscuridad y pesadilla en cada esquina.

21 marzo 2015

ESTA CASA ENGRANDECE POR SU AUSENCIA





Dos higos verdes asoman.
Un  agua de tormenta
oscila por hojas de la higuera.
Cálidas sombras remueven  en mi cuerpo
escombro de cierta hora nocturna.

Sonidos de aves escampan con la lluvia
Las nubes concentran lejanía.
Él ya se ha ido.
Esta casa engrandece por  su ausencia
Todavía  pulsa en mi hombro,

el paso  hambriento de su boca.

19 febrero 2015

DÍAS EN QUE NADA OCURRE


Hay quien espera sentado bajo un árbol.
El que camina con la mano eventual en el bolsillo.
Los que quieren mostrarte a Dios en las esquinas.

El milagro sucede a mi derecha.
Extraño humo de blancura más precisa que las nubes
flota en las extensas láminas del parque industrial.
Viajo al Este, a esa ciudad donde el sol abre sus ojos,
semáforos le responden rítmicamente en su despertar.

Converso contigo, y no estás, los recuerdos también cansan.
Mis ojos húmedos, la bolsa colgando de mis parpados,
este mirar hacia los abismos con la cabeza inclinada.
La indulgente soledad de un autobús como refugio.

Hay días en que nada ocurre, en que  el tiempo no es
mas que una calle prolongando un suceso en la memoria
y los árboles pasan de prisa, arrastrando en su marcha
                                                            dolorosas raíces.


06 febrero 2015

CONVERSACION CON POETA PREOCUPADO DEL TIEMPO



Soy yo, eres tú, la vida.
Es quizá, el cuerpo desnudo en oscuro de tu cuarto.
Es quizá, mi cuerpo desnudo en sigilo de la casa.

¿Qué pides al tiempo?

No habrá un corazón detenido, no lo habrá,
ni ambulancia recogiendo cuerpo, ni aviso a quien dar.

La noche vuelve claros los cabellos, todo lo muestra, todo lo oculta,
confunde edad.

Nada es lo que parece, hay una perspectiva.

Si mis labios en los tuyos y aún percibes el  sabor que el lustro ha dejado.
Si la piel desnuda bajo una escalera, tus manos continúan indagando.
Entonces, concede extensión a la hora, el humo, tu trago.

Dame más,  la palabra siempre llena; es la música, entiendes.
La música que de ellos, tus dedos que de mí…

El tiempo.

22 enero 2015

VIAJE







De qué llenar el oído, a dónde tú presencia,
la hora imprecisa de la agonía?
Cómo desvanecer tantos pliegos
de aroma sujetándose a tu memoria?

Eres retal de un lustro perdido entre las calles,
el viaje acodado en la ventana,
luz de sol.

Sigo abierta, tengo sed, mira la ciudad.
Ya no habito en ella, estoy lejos.
Y no entiendo la insistencia de ese olor
a libro deshojado por el tiempo.
                                              
Hay una hebra de sangre sin coagular
desprendiéndose de esta pared abandonada

Algo me persigue y se detiene en cada esquina
Es muy pronto para nombrarte, cómo evitarlo

Si mis ojos están secos y algo como piedra reviste mi piel

06 diciembre 2014

ELEMENTOS DE LA URBE

Foto de Salvador León
Fue una de esas noches; era viernes, un misterio ocupaba la ciudad.
Descalza, con apuro, subí a la terraza a comprobar si todo estaba ahí:
La niebla arrogante esparciendo su desierto,  el silencio dormitando entre las casas,
el muro de soles nocturnos incriminándose a la derecha,  el obeso gato, su desprecio cotidiano
Todo estaba ahí, ningún elemento de la urbe mostraría aquello que convocaba

Volver la vista a la calle anunciando tu llegada. 
© Los textos de esta publicación son propiedad de sus autores y están acogidos a las leyes que protegen la propiedad intelectual. Queda prohibida su reproducción total o parcial por cualquier medio sin permiso escrito del propietario.