09 marzo 2011

LA NOCHE SOBRE EL ROSTRO




La noche temprana se allega sobre tu vientre
Su desnudez invade y transforma los contornos
soy tierra cercada por el agua, península inaudible
suspendida entre los muslos

Anudas la palabra al numen solitario, me desplazo
Voy a tu cuerpo sumergido como la noche siguiendo al alba
Se adentran mis dedos entre la espiga, me abrigas exaltada
Tus caderas acogen la soledad estéril, te sostengo con mis manos

Te quedas desnuda como astro luminoso alzándose en mi boca
un halo ebrio del aliento te suspende, te aquietas en el brocal
Mi lengua es un ancla que agita la marea, una ola en quietud
de su viaje hacia la arena, noche hundida mojada sobre el rostro

Abandonas tu vida sobre mi cuerpo, renazco sobre tus senos
También aquí un río se prolonga, el semen que busca la semilla
Más, te abres y fluye el deseo como humo ascendiendo entre los campos
La locura desliza la impaciencia como un sismo sorprendiendo la montaña

Abandono mi vida sobre tu cuerpo, renazco ahora entre tus labios
© Los textos de esta publicación son propiedad de sus autores y están acogidos a las leyes que protegen la propiedad intelectual. Queda prohibida su reproducción total o parcial por cualquier medio sin permiso escrito del propietario.